Iglesia.com, Merkel defiende a los refugiados como una “oportunidad” y no un “riesgo”

La canciller apoya la integración por razones “humanitarias” en una economía fuerte

L. D. Berlín

La canciller alemana, Angela Merkel, lanzó ayer un mensaje a favor de la integración de los refugiados que llegan a Europa. La líder alemana considera que el reto al que se enfrenta su país es mayúsculo, pero que puede salir beneficiado de él. “Si se hace bien, entraña más oportunidades que riesgos”, dijo en un discurso en el Bundestag, la Cámara baja del Parlamento alemán. Para ello, Merkel pidió luchar contra cualquier muestra xenófoba, pero también impedir la formación de “sociedades paralelas” en las que algunas personas puedan vivir con unas leyes al margen de las del resto del país.

En su llamamiento a favor de la integración, Merkel pidió a sus conciudadanos que aprendan de errores pasados. La jefa del Gobierno se refirió a los inmigrantes que llegaron a Alemania en los años sesenta del siglo pasado, y sin cuyo trabajo no habría sido posible el milagro económico del país tras la II Guerra Mundial. Pese a la aportación de turcos, italianos, españoles y griegos a la economía del país, en Alemania se referían a ellos entonces con el término de “trabajadores invitados”, en el que subyace la idea de que en algún momento volverían a sus lugares de origen.

“Muchos de los que vienen ahora se convertirán en nuevos ciudadanos de nuestro país. Tenemos que aprender de nuestros errores de los años sesenta y hacer de la integración nuestra prioridad absoluta desde el principio”, dijo la canciller.

Endurecer las normas

Los socialcristianos bávaros de la CSU mantienen su discurso duro frente a la inmigración. Los líderes del partido criticaron el fin de semana la decisión de Merkel —jefa de los democristianos, partido hermano de la CSU— de permitir la entrada en Alemania de los refugiados que se agolpaban en Hungría. Los socialcristianos dijeron entonces que fue “una señal totalmente errónea”.

Markus Soeder, ministro bávaro de Finanzas y candidato a gobernar Baviera, pide ahora endurecer la política de asilo alemana, y, si es necesario para ello, cambiar la Constitución. “El derecho fundamental al asilo político es prioritario y muestra el deseo de Alemania de acoger refugiados para cumplir con nuestras obligaciones históricas y humanitarias. Pero, ya que otros países europeos no están dispuestos a asumir nuestros criterios en política de asilo, Alemania debe europeizar los suyos, es decir, reducirlos”, asegura Soeder.

Gabriel acudió hoy al plenario con un pin en la solapa de con el eslogan de Wir helfen -“Nosotros ayudamos”-, difundido estos días por el popular diario Bild, en medio de la ola de solidaridad representada estos días por las iniciativas ciudadanas para la acogida de refugiados.

(Visitado 30 veces, 1 visitas de hoy)