Las religiones de China, Iglesia.com Iglesia, Budismo

Budismo

Es la más importante de las religiones que se practican en China, y la que cuenta con mayor número de adherentes. Como todo el mundo sabe el budismo se originó en la India, y aunque se dice que pocos años después de la muerte de Buda ya llegaron las primeras noticias del budismo a China, la religión se fue expandiendo muy lentamente, ya que las comunicaciones a través del Himalaya eran muy escasas, y el rodeo por la llamada posteriormente Ruta de la Seda tampoco era un camino fácil.
El primer empujón fuerte que recibe la nueva religión se da en el año 68 de nuestra era, cuando un emperador de la dinastía Han envió a algunos funcionarios a la India a informarse sobre esta religión, construyendo a su regreso el Templo del Caballo Blanco, cerca de su capital Luoyang, desde donde se inició el estudio de los textos traídos precisamente a lomos de un équido del mencionado color. Durante los siglos siguientes el budismo va cobrando fuerza en territorio chino, aunque no es hasta el siglo V que se produce su verdadera expansión, alcanzando su difusión a los lugares más remotos del país. No obstante, el budismo de esos siglos es todavía una religión extranjera, muchos de cuyos conceptos, al no tener equivalencia en chino, se traducían siguiendo los conceptos de los taoístas con los que guardaban algunas semejanzas. No fue hasta que el monje Xuanzang realizó su gran viaje a la India en busca de las escrituras budistas y se fundó en el año 652 la Gran Pagoda de la Oca, en Xi’an, para conservarlas, que se inicia en China un proceso sistemático de traducción y reflexión sobre las enseñanzas de esta religión. Es la época gloriosa de la dinastía Tang y el budismo pronto impregna todos los aspectos de la vida, la cultura y el arte chinos. Numerosas escuelas de pensamiento budista surgen alrededor de Xi’an. Monjes llegados de Corea y de Japón llevan las doctrinas budistas a sus respectivos países. Pero al igual que las doctrinas filosóficas seculares se convierten en religión, el budismo adquiere demasiado poder, sus monasterios controlan grandes extensiones de tierra. Los emperadores toman cartas en el asunto y limitan su poder, de tal forma que para la dinastía Song, el esplendor del budismo ya se ha eclipsado, manteniendo su importancia en la sociedad como una de las religiones que practican unos chinos que volverán a regir sus vidas por las enseñanzas de Confucio puestas al día por los pensadores de la nueva escuela.

(Visitado 38 veces, 1 visitas de hoy)